¿Qué es un Estudio de Seguridad y Salud?

El Estudio de Seguridad y Salud es un documento en el que se incluyen las medidas de prevención y protección técnica necesarias para las condiciones idóneas de seguridad, salud y protección de riesgos laborales en una obra.

¿Qué es exactamente un Estudio de Seguridad y Salud?

Se trata de un documento que sirve como base para la elaboración del Plan de Seguridad y Salud, del que ya hemos hablado anteriormente. Concretamente, el Estudio de Seguridad y Salud (ESS) es un documento en el que se establecen las medidas de prevención y protección técnica, que son vitales para la realización de una obra en las condiciones correctas de seguridad, salud y protección de riesgos laborales.

¿Quién es el encargado de la elaboración?

El Estudio de Seguridad y Salud debe ser realizado por un técnico/a especializado/a y competente, designado por el promotor de la obra. En los casos en los que debe haber un/a coordinador/a de seguridad y salud durante la elaboración del proyecto de obra, es responsabilidad de éste realizar el ESS u ordenar que se elabore.

¿Cuándo es obligatorio realizar un Estudio de Seguridad y Salud?

El/la promotor/a está obligado/a a que en la fase de redacción del proyecto se elabore un Estudio de Seguridad y Salud en aquellas obras donde se cumplan algunas de las siguientes condiciones:

  • Que el presupuesto de ejecución por contrata incluido en el proyecto sea igual o superior a 450.760 euros.
  • Que la duración estimada sea superior a 30 días laborables, empleándose a más de 20 trabajadores simultáneamente en algún momento.
  • Que el total de los días de trabajo de los trabajadores en obra sea mayor de 500.
  • La obra sea en túneles, galerías, conducciones subterráneas y/o presas.

En los proyectos que no pertenezcan a ninguno de los apartados anteriores, el/la promotor/a debe elaborar un estudio básico de seguridad y salud durante la fase de redacción.

¿Qué debe incluir un Estudio de Seguridad y Salud para ser aceptado?

  1. Una memoria en la que se describan los procedimientos, equipos técnicos y medios auxiliares que deben utilizarse o que se prevé que pueden utilizarse. En ella se deben tener en cuenta las condiciones del entorno en que se realice la obra, el tipo de materiales que tienen que utilizarse y el orden en que se van a ejecutar los trabajos.
  2. Una identificación de los riesgos laborales que se pueden evitar, indicando las medidas técnicas que deben adoptarse para ello.
  3. Una relación de los riesgos laborales que no puedan eliminarse, especificando las medidas preventivas y protecciones técnicas con las que pueden reducirse dichos riesgos. Se debe valorar la eficacia de estas medidas, sobre todo cuando se propongan medidas alternativas.
  4. Una descripción de los servicios sanitarios y comunes de los que deberá estar dotado el centro de trabajo de la obra. Estos servicios variarán en función del número de trabajadores/as que vayan a utilizarlos.
  5. Un pliego de condiciones particulares en el que se señalen las normas que se apliquen a las especificaciones técnicas de la obra. También se deben incluir las prescripciones que se deben cumplir en función de las características, la utilización y la conservación de las máquinas, herramientas, sistemas y equipos preventivos.
  6. Planos que incluirán gráficos y esquemas destinados a facilitar la comprensión de las medidas preventivas que incluye la memoria, enumerando las especificaciones técnicas que se necesitan.
  7. Mediciones de los elementos de seguridad y salud que hayan sido definidos.
  8. Un presupuesto que englobe el conjunto de gastos previstos para la aplicación y ejecución del ESS.

En CSP Proyectos-Oficina Técnica somos profesionales expertos en este campo, y podemos ayudarte si tienes cualquier duda o sí deseas realizar un Estudio de Seguridad y Salud. Ponte en contacto con nosotros.