¿Qué es un Plan de Seguridad y Salud?

Plan de Seguridad y Salud

Un Plan de Seguridad y Salud es un documento que recoge las actividades preventivas a realizar

En las obras de construcción, hay unas siglas muy utilizadas por los profesionales del sector. PSS o lo que es lo mismo, Plan de Seguridad y Salud. Términos que, como es comprensible, generan multitud de dudas a los que no están familiarizados con ellos. El equipo de CSP Oficina Técnica nos hemos fijado como objetivo acercar este concepto al público para entenderlo fácilmente, aclarando las dudas que pudieran surgir cuando hablamos de PSS. ¿Comenzamos?

¿Qué es exactamente el Plan de Seguridad y Salud?

El Plan de Seguridad y Salud es un documento con el que el contratista de una obra de construcción identifica las actividades a realizar desde el punto de vista preventivo, planificando y posteriormente organizando dicho plan. Incluye un estudio de los riesgos derivados de las actividades a realizar, así como las medidas preventivas que hay que adoptar para eliminarlos.

¿Es obligatorio contratarlo?

Sí, siempre que en una obra de construcción exista un Proyecto de Ejecución redactado por el proyectista. Todos los Proyectos de Ejecución de Obra deben llevar anexo un Estudio de Seguridad (ES) o Estudio básico de Seguridad (EBS). El PSS es una concreción de ese estudio que realiza el contratista.

¿Cuándo debe elaborarse? ¿Quién es el encargado de la elaboración?

El Plan de Seguridad y Salud debe elaborarse y aprobarse antes de que se inicien los trabajos.

El encargado de elaborar dicho Plan es el contratista de la obra de construcción. En caso de haber más de uno, todos tienen que redactarlo. Más concretamente, la persona encargada de redactarlo debe ser un técnica competente perteneciente a la empresa contratista o a su servicio de prevención ajeno.

¿Qué debe incluir un buen Plan de Seguridad y Salud para ser aceptado?

  • En primer lugar, el ES o EBS redactado por el proyectista, ya que en el PSS el contratista estudia y desarrolla las previsiones contenidas en él.
  • Las propuestas de medidas alternativas de prevención que el contratista proponga, así como la consecuente justificación técnica. Estas medidas no pueden disminuir los niveles de protección previstos en el ES o EBS o su valoración económica.
  • La identificación de los riesgos que deriven de los procedimientos de trabajo. Se deben incluir todos los riesgos contemplados, tanto de la empresa contratista como de la subcontratista.

¿Cuál sería el procedimiento correcto a la hora de realizar este Plan?

En primer lugar, se debería realizar un análisis previo del contenido del ES o EBS. Después, se contrastaría con la información que posee el contratista en lo referente a medios, equipos de trabajo, medios auxiliares, sistemas de protección, procedimientos, etc.

¿Quién lo tiene que aprobar?

En obras de índole privado, el PSS debe ser aprobado por el Coordinador de Seguridad y Salud durante la ejecución de la obra, a través de un acta de aprobación. Si no fuera necesaria la figura del Coordinador (debido a las características del proyecto), será la Dirección Facultativa quien apruebe el PSS.

En cambio, en obras públicas es la Administración Pública que haya adjudicado el proyecto la responsable de aprobar el PSS. Previamente debe existir un informe favorable del Coordinador de Seguridad y Salud durante la ejecución de la obra.

¿Se debe comunicar el Plan de Seguridad y Salud a algún organismo?

Sí. Una copia del PSS aprobado por el Coordinador de Seguridad y Salud debe ser entregada a la autoridad laboral de la Comunidad Autónoma correspondiente, junto con la comunicación de apertura del centro de trabajo. La autoridad laboral debe sellar el libro de subcontratación que se empleará en la obra. Otra copia debe permanecer en la obra durante todo su transcurso.

Por otro lado, cada subcontratista dependiente directamente del contratista que ha redactado el PSS deberá leer, entender y adherirse al mismo.

¿Es necesaria una revisión periódica?

Sí. El PSS es un documento abierto y susceptible de constantes cambios y modificaciones, como por ejemplo la contratación de nuevos subcontratistas, cambios en los métodos de trabajo o las condiciones del terreno de obra, uso de maquinaria no prevista inicialmente, etc. Por este motivo, es necesario la realización de revisiones periódicas.